FEBRERO, NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

LA VIRGEN MARÍA REINA DE LA CONGREGACIÓN PASIONISTA
Como Pasionistas vemos a María como nuestra verdadera Madre, amiga y compañera en el camino del dolor. Sentimos su presencia humilde y valiente al pie de la cruz. Y como en Lourdes, ella sigue animándonos, no a huir del dolor, sino a asumirlo como parte de nuestra condición, pero sí a convivir con el dolor… y amarlo.. sólo así brotará la verdadera curación.

Nuestro Sentir como Iglesia se va acercando a ese hermoso motivo al dedicarlo a los enfermos. Nuestra Señora de Lourdes.. aquella manifestación de fe y misterio de la Inmaculada Concepción que hiciera la Señora de los Cielos a una humilde niña, Bernardita Subirú, Santa ahora, en la gruta de Masaville (Francia), se hace tan evidente como si fuera ayer. Es maravilloso ver la afluencia continua de gente de todas partes del mundo a la humilde gruta y a los pies de la blanca Señora derrama el doliente dulces lágrimas de gozo, alivio para el espíritu, suavidad total cual si caricia de madre que le llega al enfermo al corazón.
Hoy, después de tantos años de aquel suceso, el milagro sigue dándose aún en la conversión continua de tantas gentes que acuden a ese lugar, la fe que se manifiesta en todo concurrente. Que sepamos valorar esta presencia de Dios en su Madre y nuestra, la Virgen María.

Anuncios