“NO TENGAN MIEDO A LA BONDAD NI A LA TERNURA”

ELmundo vive el gozo de ver consolidado al guía de la fe cristina, más allá de una denominación o credo, es casi de todos los credos y hombres sienten a Dios como un mismo Padre. Es lo que este nuevo Papa está manifestando continuamente. Más de 130 representantes de Estado de todo el mundo se hicieron presentes en Roma, todos con el corazón henchidos de gozo para acompañar a Jorge Mario Bergoglio elegido Papa y ahora celebrado en una solemne Eucaristía.
Desde Roma las imágenes del Papa de los pobres vuelven a copar las paginas de noticias y novedades de los diferentes medios.

Papa1
El medio informativo El Mundo resume estupendo en su pagina esta alegría del que participamos todos:

El Papa de los pobres, de los necesitados. Francisco ha dejado claro esta mañana durante la misa que ha marcado el inicio de su pontificado qué tipo de Papa aspira a ser. Un Papa al servicio de los demás y que “acoge con afecto y ternura a toda la humanidad, especialmente los más pobres, los más débiles, los más pequeños”. Un Papa que se entregue “al hambriento, al sediento, al forastero, al desnudo, al enfermo, al encarcelado”. Y que predica que “no debemos que tener miedo de la bondad ni de la ternura”.

Francisco ya lleva en su dedo anular el anillo del pescador, el anillo que distingue a los Papas. Le ha sido colocado en el dedo anular de su mano derecha esta mañana, durante la misa solemne en la Plaza de San Pedro que ha dado el pistolezato de salida oficial a su pontificado y a la que han asistido decenas y decenas de miles de personas y las delegaciones de 130 países. El anillo de Francisco, en lugar de ser de oro como es tradición, es de plata dorada.

Antes de la misa el Papa ha roto una vez más los rígidos esquemas del Vaticano. A bordo de un jeep blanco descubierto -nada de papamóvil blindado- se ha dado un baño de multitudes y ha recorrido durante casi 20 minutos la Plaza de San Pedro. Francisco, que no quiere cristales antibalas entre él y la gente, incluso ha descendido en alguna ocasión del vehículo para besar a niños y saludar a enfermos.

El jeep del Papa, abierto, se ha utilizado sobre todo para recorridos del Santo Padre en la Plaza de San Pedro. Uno de los episodios más tristemente recordados es el atentado que sufrió Juan Pablo II en 1981 a bordo de un Jeep Fiat distinto al usado hoy por el Papa Francisco.

Tomado del medio informativo El Mundo

Anuncios