UN “SÍ” A DIOS Y A MI PUEBLO


“Tenemos la alegría de celebrar juntos un acontecimiento muy importante en la Congregación Pasionista del Perú. Nuestro hermano Wilmer Guevara consagrará su vida a Dios…”
Con estas palabras iniciaba la celebración de la profesión perpetua en la que también seis novicios hicieron la Profesión Religiosa, muy fervorosos todos y contagiaban ese sentir pasionista. Presidió la celebración el P. José María Saez, Provincial SCOR de los Pasionistas.

Todo esto se llevó acabo en la Iglesia pasionista “Cristo Rey”, Lima, a las 4:00 de la tarde. Un día radiante y tranquilo en la ciudad capital, Perú. A dicha celebración asistieron numerosos invitados entre laicos y religiosos. Era destacable la presencia de los padres del ahora religioso Wilmer. En su testimonio al final de la celebración agradeció el sacrificio de sus padres, que fue bendecida ahora con esta vocación. Asimismo, agradeció también la labor carismática de los religiosos que lo apoyaron en su caminar.

Al final de la celebración, se invitó a pasar a todos a un convite en los salones de la parroquia, allí el Padre José María, a modo de dinámica, hizo que la gente preguntara algo a los recién profesos.. Una señora preguntó por qué escogió la congregación pasionista habiendo tantas otras; uno de los profesos respondió que el hábito le había inspirado, asimismo el religioso que le invitó a ser pasionista.

Damos gracias a Dios por estos nuevos jóvenes que nos dan esperanzas, en medio de una sacrificada labor misionera de los pasionistas aquí en Perú. Esperamos que alguno de ellos nos acompañe en la misión de los ríos-Yurimaguas. La misión necesita gente joven, con ganas de darlo todo por Cristo. Oremos todos por la perseverancia de cada uno de ellos.

Anuncios