MISIONES PASIONISTAS, UN LUGAR PARA VIVIR LA MISIÓN

Con entusiasmo, valor y fe, los jóvenes pasionistas, formándose para misioneros pasionistas, han experimentado la misión en las comunidades donde sus hermanos laboran actualmente, la misión de Yurimaguas.

Hasta aquí llegaron con emoción el día 4 de febrero. Primero tuvieron cuatro días de intensa tarea preparatoria antes de entrar en campo de acción. Elaboraron materiales apropiados para esta zona. Fueron días realmente de instrucción.

DÍA “D”. Aquel día la nave fue dejándoles en sus campos de acción, quedaban solos para aplicar lo aprendido, su misión sería llegar a un mayor público posible esparcidos en 4 comunidades, deberían llegar a tres tipos de públicos marcados: jóvenes, niños y adultos, en un periodo de 8 días para luego ser transportados a la zona principal.

Reglas de misión: la fe como fuente de valor y resistencia ante las dificultades, resistencia frontal a las incidencias climatológicas y de alimentación.

Al final todo salió casi a la perfección. De vuelta a la zona principal, cito en la Casa Misional en Yurimaguas, se dieron días de informe y evaluación de la experiencia vivida. Salieron resultados interesantes y aportes para un futuro trabajo.

De esta manera, Yurimaguas es una vez más un lugar para experimentar la generosidad con nuestros hermanos más necesitados, más que de materiales o palabras, es de la sola presencia que es sacramento de Dios que llega a ellos, porque ser misioneros es ser caminar con nuestro pueblo, sentir y vivir sus alegrías y dolores, sus sueños y esperanzas, su en el Dios que nos habla a través de ellos.

Anuncios