MENSAJEROS DE LA BUENA NUEVA

031

foto0021-1

foto0022

foto0023

foto0024Hace 100 años, las sandalias misioneras volvían a pisar las tierras amazónicas del Perú, eran los Misioneros Pasionistas, habían venido desde España con un propósito: “Yurimaguas o la m…” Todo por Cristo, Casi a lo Daniel Cómboni y su famoso propósito: “Africa o la muerte”. Y efectivamente, aquellos misioneros pasionistas se quedaron en la Amazonía del Perú, con todas las consecuencias que acarreaba la misión en unas condiciones geográficas muy difíciles.

Ah, y no venían solos, se habían traídos a uno de los santos más emblemáticos de la Juventud: San Gabriel de la Dolorosa, santo pasionista canonizado por esas fechas en Italia. Habían puesto al nuevo Vicariato fundado: “VICARIATO APOSTÓLICO SAN GABRIEL DEL MARAÑÓN”. Por eso tenían la consigna clara y la casi “orden” de la Santa Sede, de venir a quedarse en la Amazonía del Perú, estaban más que seguros de que esta tierra les pertenecía para la obra de la evangelización.

Actualmente para los Misioneros Pasionistas, etsa obra continúa pujante, aunque no como en los inicios pero sí con un entusiasmo que genera esperanzas; es posible extender el Reino de Dios también aquí y ahora, con estas nuevas generaciones.

Es así que, reunidos en asamblea, los misioneros que conforman el Vicariato Apostólico de San Gabriel, en Yurimaguas-Loreto, están reflexionando estos días el trabajo misionero hoy, evaluando y compartiendo los diversas vicisitudes que atraviesan los misioneros y su pueblo. Monseñor José Luis Astigarraga, Vicario Obispo del Vicariato, guía y anima la asamblea. Los misioneros, sacerdotes, religiosos y religiosoas, así como laicos (animadores) de distintos lugares del inmenso Vicariato, integran la asamblea misionera 2016. Admiramos a las religiosas que, sufriendo las inclemencias de la distancia, pudieron llegar a esta asamblea. Así también a los que hicieron posible esta reunión. Dios los bendiga.

Anuncios