NOS INTERNAMOS RÍO ADENTRO Y NO TE PODRÁS IMAGINAR LO QUE VIVIMOS EN ESTA COMUNIDAD…


ENTRE LA CRUZ Y LA ESPERANZA.



Los religiosos pasionistas Miguel Angel Marugan, Abraham Machaca, Ronal Mego y Ronal Sangama nos dirigimos río adentro, hacia las comunidades donde nuestros hermanos nos esperan. Mientras Ronal Sangama animaba la comunidad de Luz del Oriente, Miguel y Abraham llegamos a una comunidad ribereña llamada Dos de Mayo. Fue maravilloso lo que vivimos allí. Yo diría… entre la cruz y la esperanza, digo esto porque vimos a un pueblo casi desalentado y cansado. Tal vez se sentían así por la monotonía de sus vidas o por el abandono en que se encuentran casi siempre, lejos de las ruidosas ciudades y del devorador brillo comercial en que estamos muchos.

En medio de todo esto se encuentran grupos extraños de foráneos que les están aguando la fiesta, dices ser de una “religión” que no les permite ser parte de esta alegría del pueblo.. pero ahí estaban, como una pequeña colonia enquistada en este hermoso pueblo.

Nosotros nos entregamos al ritmo de lo que marcaba los eventos esos días. Primero iniciamos con la celebración litúrgica la víspera de la fiesta, fue sensacional. Al comienzo parecía mínimo todo, desalentador y hasta había apagón de luz… pero gracias a Dios todo nos salió a favor, como si Dios nos lo tendría todo preparado. Celebramos la fiesta feliz esa noche con emoción y felices de estar con nuestro pueblo, sencillito pero feliz.

Todo comenzó a las 8 de la noche, primero fungimos de electricistas; con la ayuda de los pobladores instalamos la luz en la capilla y se abrió la fiesta de fe. Los pequeñajos nos acompañaron siempre, sus caritas suciecitas con sus pelitos chamuscados por el sol selvático, nos rodeaban y animaban en todo momento. Hubo una niñita de 7 años que por venir a sentarse a nuestro lado resbaló y se golpeó la boquita en la banca.

Iniciamos la Santa Misa en honor al santo patrono del pueblo “Dos de Mayo”, san José. La gente nos acompañaba con los cantos y respuestas entusiastas. Al término de ello se realizó la famosa “velada” y… ¿cómo es eso? Bueno, primero se saca la imagen de san José en procesión, se pasea con ella por la canchita del pueblo que no está lejos. Los niños siguen adelante con sus velas, asimismo los adultos, atrás vienen los músicos entonando cánticos religiosos en compás de marcha lenta, hacemos de rato en rato algunos altos donde rezamos y pedimos a Dios por Dos de Mayo, bendecimos las humishas (postes plantados en la cancha del pueblo a modo de árbol, están ataviados con regalos y sorpresas).

Terminada la procesión se poden al santo en delante del altar principal de la capilla y las velitas al frente, sobre el piso, esto es simpático porque los niños todos gustán poner sus velitas, vete a saber si cada velita representa alguna petición o dedicación por alguna necesidad. Ahora se sale a danzar. Esta danza es un ritmo ceremonial, ojo, NO ES BAILE, es un ritmo aparentemente sencillo y lento, atrás y adelante mirando siempre a la imagen. Todos participan en diferentes momentos.

Cerca a la media noche decidimos darle más énfasis a la velada y para votar el sueño, se amarró en una cuerda panecillos que se cuelga en la capilla atravesando el escenario de los danzarines, dicha cuerda fue movida por alguien que les acercaba y alejaba los panecillos; una vez que cogieron la cuerda, la arrojaron al suelo y se abalanzaron encima para coger los panecillos regados en el piso, todo a la “quita quita”. Más adelante nos repartieron el calientito café de media noche con pan para resistir el sueño; los adultos beben un poco de aguardiente para resistir el sueño, ojo, no es par embriagarse, esto lo toman especialmente los músicos que están agotados. En otras veladas se reparte comida cuando hay más presupuesto, generalmente caldo de gallina.

A la madrugada, eso de las dos o tres de la mañana, salimos afuera de la capilla con todo y músicos, esta vez con el baile típico de la amazonía, la famosa pandilla regional. Con este alboroto, algunos invitados ya dormidos despertaron sobresaltados y con los ojos más rojos que un pescado pasado, entraron al frenesí de este baile. Se bailó también otras piezas conocidas, cumbias y hasta carnavales. Todo esto por algo de una hora. Después, pasamos a la capilla a seguir danzando al santo hasta el amanecer. Ese día siguiente nos fuimos a Yurimaguas para venir el último día.
Al día siguiente de la velada, se da el deporte en la cancha del pueblo, delegaciones de futbol de diferentes pueblos vienen participan, el pueblo se llena de gente. Hacia la noche todo está preparado en el local comunal para la fiesta bailable, convenimos no estar en estos momentos pues todos casi están pasados de capas aquí y no hay mucho que hacer en lo que respecta a nosotros.

Al día siguiente volvimos para acompañar al pueblo con la bendición de los “votos”. Hacia la tarde los pobladores se reunieron en el local comunal. Los 8 encargados de la fiesta trajeron las gallinas(votos) recibidas el año pasado. Ahora se comprometieron otros 8 encargados(cabezones) de la fiesta del próximo año, después de un intenso debate y encomiendas. Se bendijo a continuación los votos consistente en gallinas, asados de gallinas, panecillos y alguno alimentos ligeros, todo puesto en el centro.

Pasado este largo momento de la fiesta, salimos afuera con toda la gente. Llegó la hora esperada por todos, el derribo de la HUMISHA (árbol de pijuayo adornado con regalos y plantado en medio de la cancha del pueblo. Al ritmo de pandilla y algarabía se derribó la humisha, los valientes se lanzaron a coger lo que podían. Oh, es espantoso, me rompería la nariz sabiendo que una multitud me aplastaría, bueno, pero allí estaban, cogiendo todos algo.

Con esta última actividad se terminó la fiesta patronal en Dos de Mayo en honor a San José. Fueron unos días maravillosos, quedamos muy contentos y aprendimos bastante de esta fiesta, de sus tradiciones y de su devoción a este insigne protector del niño Jesús, aunque aquí lo asocian más como protector de los trabajadores por el día del trabajo. Deseamos seguir compartiendo con ustedes más experiencias. No dejen de seguir nuestras páginas misioneras:

Anuncios