Sin oxígeno, sin vida

EL DÍA QUE NO HAYA OXÍGENO EN LA TIERRA NO RESPIRAREMOS DINERO….

Cada árbol destruido es un ser mas que sufre, y con él nosotros, pues vivimos gracias a ellos.

Desde hace años, en la localidad de Barranquita, se ha venido gestando un problema con la depredación de los bosques. El problema mayor era que numerosos pobladores de la zona estaban siendo afectados ya que el ingreso de una empresa no estaba considerando debidamente a las poblaciones campesinas asentadas en el lugar de accionar de la empresa. El Párroco de la localidad, como es natural manifestarse debido a su sagrada misión, tuvo que salir al frente de muchas formas a fin de hacer sentir la voz de estas gentes humildes. A continuación de estos hechos, como todos ya sabemos, se desencadenaron una serie de acciones por ambos lados, de la iglesia y de los interesados en labora en esa zona amazónica. Lo crítico del caso es que esto aún perdura y no hay salida.

Recientemente se vienen debatiendo intereses sobre esta zona, hay cuestiones legales comprometidas y reacciones por ambos lados. Al final, los únicos que saldrán perdiendo serán la Amazonía y sus humildes habitantes que viven allí desde muchos años atrás, en una especie de convivencia pacífica, pero que ahora esta tierra SE VE AMENAZADA.

Las noticias en Barranquita siguen candentes. Incluso algunos lugareños se ven ahora tentados por ofertas que, a nuestro entender, son una verdadera y triste amenaza que se cierne sobre ellos y la tierra que pisan.

El padre Mario Bartolini, párroco de Barranquita, hace sentir su voz por la defensa de la Amazonía y sus habitantes, por un futuro aún más prolongado en que usted y nosotros podamos respirar todavía algo de oxigeno, pues en muchos lugares, éste se está convirtiendo en papeles verdes muy pesados que no podrán entrar a nuestros pulmones.

El día que no haya oxígeno en la tierra no respiraremos dinero….

Quién es el padre
Mario Bartolini?

A TODAS LAS AUTORIDADES Y PUEBLOS DEL DISTRITO DE BARRANQUITA

La verdad los hará libres (evangelio de Juan).

La parroquia de San Rafael se dirige a toda la población del distrito de Barranquita, para expresarle su posición frente a la actual situación por la que la población atraviesa en relación a sus tierras y a su futuro de libertad y dignidad; situación que nos preocupa por cuanto de ello depende el futuro de muchas familias y de sus hijos, como también el futuro de nuestro medio ambiente con sus recursos naturales.

Fiel a la Doctrina Social de la Iglesia, la Parroquia ha venido y viene acompañando a su pueblo en la defensa de sus legítimos derechos, como es el derecho a la tierra y a una vida digna como hijos e hijas de la creación. Esta defensa se ha hecho por el compromiso de ser fieles al Evangelio y a la búsqueda de una sociedad más justa.

Debemos decir que este acompañamiento se ha hecho frente a los nuevos emperadores que someten a los pueblos bajo su yugo, (como sucedió con el pueblo de Israel, bajo la dominación del Faraón de Egipto).

Este acompañamiento nos ha traído las iras de los poderosos y el descontento de los políticos, por cuanto no hemos creído en sus promesas. Sólo actuamos de acuerdo al Evangelio. Y así lo seguiremos haciendo, porque es nuestra misión, aunque les incomode a algunos que hoy se creen tener la razón y piensan que el desarrollo de Barranquita pasa por destruir el bosque, por hipotecar la tierra a los poderosos o por vender estas tierras con el cuento de un “desarrollo” insostenible y destructor del medio ambiente.

Se nos ha acusado de buscar beneficio económico con este acompañamiento al pueblo, sin hasta ahora probarlo. La “mentira” es el arma que utilizan los poderosos y sus aliados para desacreditar a una institución Religiosa que hasta hoy ha dado la cara para acompañar a nuestra gente en sus justos reclamos sobre sus tierras y recursos naturales; para destruir las organizaciones del Pueblo; para romper la unidad de nuestros pueblos y de esta manera hacernos pelear entre campesinos.
Por medio de esa mentira, lo que buscan es su propio beneficio y su interés personal y entregar las tierras de los campesinos a grandes empresas y luego botar a los campesinos a la calle. Es sólo cuestión de tiempo; esto va a pasar si nuestra gente no se da cuenta de estos juegos sucios y no actúa ahora, con fuertes organizaciones de base, en la defensa de sus tierras.

Nos causa “admiración” el constatar cómo algunas personas aceptan como “verdad” la “mentira de los poderosos”, convirtiéndose, de esta manera, en sus aliados. Nuestro compromiso es y será con los pobres del Evangelio, con los desposeídos y con los campesinos sin tierras.

Esta defensa ha sido expresada sin cuestionamiento alguno y dentro de los marcos legales existentes: por ello el acompañamiento a los procesos Judiciales emprendidos desde la anterior gestión Municipal con el objeto de defender las tierras; esta defensa de la tierra ha sido dejada de lado por la actual gestión municipal, que parece ser “su carta” del Grupo Romero u otro.

Fieles a los principios democráticos, con el cambio de gestión, la Parroquia tuvo que entregar todo lo que se venía trabajando a nivel Judicial. Esto ocurrió el 07 de enero del 2011. Esta entrega significó que la Parroquia dejaba de hacer el seguimiento de los casos judiciales, porque, desde ese día, la responsabilidad de “seguirlos” recaía sobre la nueva autoridad elegida.

La Parroquia tenía toda la buena disposición de seguir apoyando, como pasó con la anterior gestión, pero la nueva autoridad municipal no nos lo pidió. Fue bajo presión de algunos pobladores, y después de varios meses de absoluto silencio acerca de los procesos judiciales, que la nueva gestión municipal fue a pedir apoyo a nuestro Obispo para la defensa de las tierras, gesto que nuestro Obispo devolvió, pues se constituyó a Barranquita por dos veces consecutivas para tratar este tema.

Aquí es necesario aclarar la manera cómo actúa el actual alcalde: en la primera reunión estuvo él y su asesor legal. El Alcalde se comprometió en la defensa de la tierra; pero el Vicariato pidió, para que el apoyo se volviera efectivo, algunos compromisos de parte de la autoridad municipal, la cual aceptó cumplirlos, quedando para una nueva fecha.
En la segunda reunión estuvieron presentes el alcalde, un regidor y el responsable del Medio Ambiente; los demás miembros del Consejo municipal no estuvieron presentes. En relación a los compromisos asumidos, no se había avanzado nada.

Nuevamente se le precisaron los compromisos que debería cumplir el Municipio para el apoyo solicitado. Hasta la fecha, no hay respuesta de parte del municipio. Los compromisos asumidos por la Municipalidad eran los siguientes:

l.- posición del Gobierno local sobre el problema de las tierras: ésta debería ser escrita y avalada por una sesión de Consejo.
2.- la validación de las Ordenanzas sobre el medio ambiente y su aplicación en Barranquita.
3.-su posición frente a la situación creada por el grupo Romero.
4.-implementacion de la Oficina del Medio Ambiente.

Estos fueron los compromisos que se le pidieron al alcalde y sus regidores y hasta hoy día no han contestado a ninguno de ellos. Ha pasado medio año y el Municipio ha demostrado en la práctica que no tiene el más mínimo interés por la defensa de las tierras. Muy por el contrario, ha dejado pasar algunas audiencias que eran claves para los procesos legales y, en otros, ni siquiera se han presentado, favoreciendo, de esta manera, descaradamente al grupo Romero, lo que significa que se está perdiendo todo lo que se avanzó en la gestión anterior.

Lo que para nosotros significa una burla es que, cuando se le presiona, el alcalde manifiesta que se ha solicitado apoyo al Vicariato y que éste no le da. Mentira más grande no puede haber. Nunca el alcalde habla y da a conocer los compromisos que debió asumir en su momento.

Esto demuestra que nada ha hecho y hará por la defensa de las tierras. Y llegó al descaro de volver a solicitar apoyo al Vicariato, enviando a Monseñor una carta, que le fue llevada por un agente pastoral, cuando deberían ser él y su asesor legal los que deberían hacerlo. Y el colmo de la burla es que se presente a Monseñor sin haber cumplido las condiciones que el Vicariato le estaba pidiendo desde hace meses atrás.

En consecuencia, todo el actuar del alcalde obedece a una manera sistemática de engañar a la población con el cuento de que está por la defensa de la tierra, cuando en realidad no lo está. La Parroquia San Rafael, ante estos hechos descritos, y dada la actitud cínica del Municipio y su autoridad, de acuerdo a su misión, ha decidido no apoyar al Municipio por carecer de seriedad y por no haber cumplido con las condiciones que se pactaron entre ambos en el mes de Abril del año en curso.

La Parroquia se ratifica en su fidelidad al evangelio y a la Doctrina Social de la Iglesia y continuará:

Seguir trabajando por los más pobres en sus Comunidades y Organizaciones de Base.

La Parroquia se compromete a seguir en su trabajo evangelizador y de promoción social y hará uso de la libertad de expresión que le da la Constitución.

La Parroquia reafirma su compromiso de acompañar a su pueblo en todas sus necesidades y

defenderá con ellos, sus tierras y su medio ambiente, como lo viene haciendo.

Para ello buscará los canales democráticos, que le garantiza la Ley y la Constitución.

El Párroco de Barranquita
Junio 2011

DEJA DE SER CÓMPLICE DE LAS INJUSTICIAS DE LOS PODEROSOS

El siguiente es un agradecimiento que el padre Mario hizo a todos los que le acompañaron en el proceso judicial que tenía que afrontar debido a su posición firme ante el gobierno en defensa a los más desfavorecidos en la Amazonía. Sus palabras siempre serán eco de las de Jesucristo en su evangelio. Hoy, en pleno siglo XXI donde debiéramos superar tanta desigualdad e inhumanidad, seguimos heridos por la tragedia de nuestro actuar. Aquí las palabras del padre Mario:

Agradezco con sincero corazón a todas las personas e instituciones de todas partes del mundo que se han solidarizado, no sólo conmigo, sino con todos los desposeídos de sus derechos.
Como sacerdote y religioso Pasionista he hecho lo que tenía que hacer, en fuerza de mi fe en Cristo, que sufre, no en una fría cruz sino en tantas personas ofendidas en su dignidad: ser “la voz de los que no tienen voz” porque los, a quienes se les llaman “poderosos”, les han arrebatado el derecho de ser personas con todos los derechos, para ser los esclavos de una minoría (esclavos rurales sin plenos derechos laborales) y para imponer, con la ilegalidad hecha ley y la inconstitucionalidad de muchas normas, la corrupción, el soborno, la fuerza policial y militar, un modelo de desarrollo, inhumano, excluyente e insostenible, que significa más riqueza para unos pocos (lo ricos epulones de los tiempos modernos) y más pobreza y marginación para las mayorías y destrucción del medio ambiente amazónico con toda la riqueza en su biodiversidad.
La resistencia, justa y legal de los pueblos amazónicos (originarios, indígenas, ribereños, campesinos) contra un sistema de gobierno que persiste en no reconocer, no sólo los derechos sino la existencia de poblaciones, debería contribuir a crear, a nivel mundial, no solo una conciencia ecológica, en orden a la defensa de la vida sobre el planeta tierra sino también a despertar la responsabilidad mundial hacia las víctimas del sistema imperante. Parece que la convivencia mundial haya hecho propia la respuesta de Caín a Dios: “Acaso soy yo el responsable de mi hermano?”. Botemos en el basurero del tiempo, esta historia marcada de complicidad (“nos hemos acostumbrado a vivir sobre el sufrimiento ajeno y eso lo consideramos normal) y recuperemos el sentido comunitario y solidario de una vida verdaderamente humana.
No se les reconocen a nuestros pueblos el derecho de vivir “en su territorio” y de ser “los gestores” de su propio futuro y de su propio desarrollo: por eso se pone en venta a la Amazonía y a los amazónicos. Los que están llevando adelante este “sucio negocio” demuestran todo su cordial desprecio hacia la realidad y la pluriculturalidad amazónica… están decididos en destruirla, para favorecer los intereses de las multinacionales: el territorio patrio, puesto al servicio de los intereses de otras naciones.
No sé cómo va a terminar el proceso en curso: está en marcha una apelación. Pero percibo claramente cuál es la intención del gobierno y de los grupos de poder económico.
El problema amazónico sigue vigente, independientemente del resultado final del proceso en curso.
Necesitamos estrechar nuestras manos, unir nuestros gritos de protesta, presionar a los responsables de los gobiernos para que respeten los derechos de todas las personas a vivir en dignidad y en un ambiente saludable.
Como conclusión, hago mías las palabras de madre Teresa de Calcuta:

“Dios siempre cuida de sus criaturas, pero lo hace a través de los hombres. Si alguna persona muere de hambre o de pena, no es porque Dios no lo haya cuidado: es porque nosotros no hicimos nada para ayudarla, no fuimos instrumento de su amor, no supimos reconocer a Cristo bajo la apariencia de ese hombre desamparado, de ese niño abandonado”

o de ese campesino despojado de su dignidad y de su futuro.
Manos a la obra: es posible un mundo diferente. Y lo vamos a conseguir cuando dejaremos de ser cómplices de la injusticia de los poderosos.
Saludos
Hasta pronto
Padre Mario Bartolini, CP

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s